El ambiente navideño ya ha impregnado las calles, hay luces por doquier, un aroma a leña y castañas recién asadas que te envuelve, junto con ese frío característico de las fechas en las que estamos. El espíritu navideño ha vuelto. Y a mí me encanta....